¡Qué pena!

Esta semana es el día del libro y como en este blog nos encantan los cuentos infantiles, no podíamos dejar de hacer una reseña especial para esta ocasión. ¡Qué pena! es un cuento chulísimo de la Editorial Tramuntana, con ilustraciones geniales y un mensaje muy intenso, las diferencias entre los seres humanos nos aportan mucha riqueza. ¿Quieres verlo?

No podía faltar en esta semana una reseña para fomentar la lectura entre los más pequeños. Como sabéis, en este blog nos encantan los cuentos y, si queréis hacer algún detalle especial por el día del libro, no dudéis en consultar las reseñas de cuentos infantiles que tenemos en nuestro blog. Seguro que os damos alguna idea chula, según la persona a la que vaya dirigida.

En este caso, llevamos varios días leyendo ¡Qué pena!, un cuento ilustrado de Rémi Courgeon de la Editorial Tramuntana, con un mensaje increíblemente bonito para los peques.

Ya solo la dedicatoria que podéis leer en sus primeras páginas es preciosa: “Un hermoso álbum que ayuda a los pequeños a aceptar la diferencia y a vivir el mestizaje como una riqueza. Un libro que hace eco en el trabajo que lleva Amnistía Internacional para todos los derechos humanos”. Grande el mensaje, precioso el contenido y además, es un cuento muy cercano, que encanta a los niños desde bien pequeños. 

DESCRIPCIÓN

El cuento nos relata la historia de una niña llamada Noemí, que una tarde se pone muy muy triste, aparentemente sin motivo. Parece pensar y profundizar en sus pensamientos, y eso le lleva a llorar intensamente.

Su padre, muy preocupado, acude a ver qué le pasa. La pequeña Noemí le dice que quiere ser blanca como él. A su padre se le rompe el corazón, porque ¿cómo ayuda a una niña que tiene dudas de su color de piel?. Como podéis suponer, la niña pertenece a una familia con padre y madre de diferente raza, siendo Noemí mestiza.

Pero tiene una idea estupenda, contarle a su pequeña un cuento relacionado con el tema, el cuento de la pequeña Mina. Es un cuento inventado por el padre con el cual, pretende hacer sentir a la pequeña niña completamente identificada con una pequeña gatita llamada Mina (similar al muñeco con el que juega Noemí, su gatita de color negro).

Al igual que Noemí, la pequeña Mina llora porque quiere ser blanca. Un hada madrina se le aparece y después de investigar en los deseos de la pequeña gatita, decide cumplir su deseo.

Pero, al convertirse en gatita de color blanco, pierde su identidad, sus características, sus peculiaridades, sus diferencias y la gente no la reconoce. La abuelita de la gatita tendrá la clave para que entienda que cada uno es diferente al resto de personas, cada uno tiene sus peculiaridades, sus elementos diferenciadores, sus individualidades, que le otorgan su personalidad, su carácter y la hacen diferente y única. Una familia mestiza aporta al individuo una riqueza increíble, al combinar dos razas, dos culturas, dos colores. Y todo ello, aporta riqueza a nuestro mundo. Le enseña a aceptarse y quererse tal y como es.

Al intentar volver a ser como era, el hada madrina le dice que ya no podrá ser todo igual y que, cierta peculiaridad en su corazón, la hará diferente al resto de personas. Increíble la idea de mestizaje que transmite en esta parte de la historia, muy visual y muy llamativo…

El resultado de este cuento inventado por el padre, sobre Noemí, la protagonista del cuento, es realmente genial. Se siente más contenta y mucho más segura de ella misma. De hecho le pide a su padre que le vuelva a contar el cuento de Mina.

ILUSTRACIONES

Como podéis ver, las ilustraciones son muy originales. Los personajes están muy bien ilustrados, con mucho detalle. Las escenas con cada uno de los personajes que no reconocen a la gatita son muy ilustrativas y a los niños les atraen mucho. Como no hay mucho texto, los peques se fijan mucho en todos los detalles de las imágenes, y puedes incluso jugar con ellos a describir lo que ven, quien hay en cada escena o quien se esconde detrás de la madre de Mina (por ejemplo).

TEXTO

Como indicamos anteriormente, el cuento no tiene mucho texto. Esta escrito en formato de diálogos, con bocadillos sobre cada personaje para cada una de las conversaciones. El texto está escrito en letra de imprenta y resulta muy fácil de leer y muy sencillo de entender. El vocabulario usado es muy coloquial y muy cercano, con lo que los niños pueden seguirlo sin problemas.

EDADES

El cuento en sí está recomendado por la editorial para niños a partir de 5 años. En otros sitios hemos visto, que se indica para un rango de edad de entre 4 a 7 años. Para entender bien el mensaje, está claro que los peques deben tener una edad a partir de 4 o 5 años. Pero como cuento en sí, es perfectamente interesante para niños incluso más pequeños de 4 años. La peque de la casa, con dos años, se lo lleva a todas partes. Le encanta y nos pide que se lo leamos una y otra vez. Yo creo que al final será ella quien nos lo cuente, jejejeje.

VALORES

Como os hemos ido comentando a lo largo de esta reseña, este cuento nos transmite un mensaje realmente importante para el día a día de nuestros peques. Durante su vida se van a encontrar con personas de muchas razas, nacionalidades, colores y muchas más peculiaridades. La variedad racial de nuestro mundo lo enriquece y el poder relacionarse con personas de diferentes razas, nos hace aprender otras culturas, valorar a todos por igual, conocer personas y cosas diferentes, descubrir otros formas de pensar, y entender la pluralidad de nuestro mundo. En este cuento se intenta transmitir a los niños, que debes estar orgulloso de quien eres, de cómo eres, de donde procedes, porque eres único, porque tus peculiaridades son importantes en tu personalidad y en tu persona, y que hay que aprender a quererse tal y como somos. La gente nos quiere también por eso mismo, por como somos, por nuestras peculiaridades y, desear ser del color o de la raza que no somos, hace que los demás no nos reconozcan, que no seamos verdaderamente nosotros y por tanto, perdamos nuestra singularidad.

Enseñemos a los peques a quererse a sí mismos tal y como son, a valorarse porque son importantes, y a apreciar, valorar y relacionarse con todo personas de cualquier raza y nacionalidad, ya que esto les aportará mucho valor en su vida y les permitirá ser más flexibles, respetuosos y humanos.

Si os gustan los cuentos con valores para vuestros niños, no os perdáis otras reseñas que tenemos por el blog, como Oveja de Madera o Loro Verde.

Anuncios

3 comentarios en “¡Qué pena!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s