Veo, veo

Hace tiempo que tenemos este cuento en nuestra casa y la verdad es que nos encanta. Veo, veo es un cuento de la Editorial Tramuntana, que nos cuenta cómo cambia el mundo de un niño que, tras una visita a la óptica, le comunican que necesita llevar gafas. ¿Se adaptará al cambio?

El protagonista de este cuento se llama Eduardo, un niño al que el médico le comunica que necesita llevar gafas. ¿Cómo se sentirá ante tal noticia? ¿Se adaptará? ¿Cómo cambiará su mundo al llevar gafas?

Una historia preciosa, con un doble propósito, ayudar a niños que por cualquier circunstancia necesitan empezar a llevar gafas y ello supone un cambio importante en su vida y por otro lado, para conseguir abrir los ojos de todo niño al mundo que le rodea.

Según la ficha del cuento Veo, veo podemos leer la siguiente sinopsis:

<‘Tu necesitas gafas!’ dice el médico. Eduardo da un brinco. ¡No quiere llevar gafas! Pero en la óptica, la vendedora le cuenta un secretito: con gafas verás cosas que otras personas no ven. Cosas especiales.>

Escrito por Pimm van Hest
Traductor(es): Marta Arguilé
Ilustrador(es): Nynke Talsma
TRAMUNTANA EDITORIAL
PVP: 13.00 € 32 Pgs. / 210 x 295 mm. / Cartoné
ISBN: 978-84-16578-12-2
Edad: +5 Años

Libros de cuentos ilustrados

DESCRIPCIÓN

Un día el médico le comunica a Eduardo que necesita llevar gafas. Él se siente asustado, nervioso. Ve al médico como un águila y a él como un ratoncillo al que van a apresar. ¿Pero un ratoncillo joven con gafas? ¿Dónde se ha visto eso?

Siente que no quiere llevar gafas, que no saben si se reirán de él, que es muy joven para llevar gafas. El día que tiene que ir a elegir las gafas, está nervioso y solo piensa en llevar gafas que sean invisibles, ¿eso se puede?.

Menos mal que la señora de la óptica entiende lo que le pasa, así que le explica que con las gafas verá cosas que los demás no pueden ver, cosas fabulosas. Estas palabras le hacen sentir mucho mejor a Eduardo.

Por fin llega el día en el que las gafas ya están listas y empezará a llevarlas. Y qué casualidad, lo primero que hace es encontrar el anillo de boda que había perdido la señora de la óptica hace tiempo.  ¡Qué contento se siente Eduardo al haber conseguido encontrar algo perdido!.

Al salir de la óptica, Eduardo y sus padres empiezan a jugar al Veo, veo… ¡cuantas cosas nuevas ve!. Y no solo eso. Puede ver cosas que sus padres no llegan a ver con claridad. Que bien se siente Eduardo al ver tantas cosas nuevas en el mundo. Por la noche, además, su padre le lleva libros de esos de buscar cosas en sus páginas, que nunca antes le habían gustado porque no encontraba nada. Cual es su sorpresa, que ahora lo ve todo y lo encuentra todo… ¡ahora si que le gustan estos cuentos!.

De camino al colegio al día siguiente, se siente increíblemente bien porque no solo ve cosas por donde pasa, que antes no veía, sino que además, como ya no tiene que sentarse en primera fila para ver bien, el maestro le sienta al lado de Linda. Ella, además, le dice que lleva unas gafas muy bonitas.

Y poco a poco y gracias a ver su mundo de otra manera, con otros ojos, Eduardo comienza a descubrir las formas en las nubes,  los juegos divertidos de veo, veo, los vuelos de mariquitas, el camino de las hormigas, y una nueva amistad que se convierte en algo más….

IMÁGENES

Las ilustraciones del cuento son claramente vivas, con muchos colores, donde cada escena ilustrada acompaña y describe a la perfección lo que el relato nos cuenta.

TEXTOS

Los textos están escritos en letra de imprenta y se usa mucho el recurso de palabras o incluso frases con un tamaño de letra mayor, lo que permite resaltar su contenido y fijar al lector en lo que se pretende decir con ellas. Fácil de leer, con vocabulario muy sencillo y perfectamente comprensible.

EDADES

La editorial lo recomienda para niños de 5 años en adelante, aunque puede que ayude a muchos niños que en edades inferiores necesiten sentirse apoyados ante un cambio tan importante como el de llevar gafas. El autor pone unas palabras al final del cuento, muy bonitas donde dice:

<Para niños a partir de cinco años, incluso si no llevan gafas. Porque todavía queda mucho por descubrir cuando miras el mundo bajo una luz diferente!>

Genial, ¿verdad?. El mundo hay que seguir descubriendolo día a día y más seguir buscando nuevas luces que iluminen nuestro camino.

Os recomendamos que si tenéis ocasión, leáis y ofrezcáis este cuento a vuestros peques, seguro que les hace abrir sus ojos a cosas nuevas que les rodean.

SI OS HA GUSTADO EL POST, NO DUDÉIS EN DAR A ME GUSTA Y COMPARTIR

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s